Alteración del Orden Público

La alteración del orden público es un delito penal que ocurre cuando una persona participa en algún tipo de conducta escandalosa, tal como peleas o amenazas de peleas en público, ruidos excesivamente altos, gritos, música a alto volumen o incluso permitir que un perro ladre durante largos períodos de tiempo. Cuando las palabras o la conducta de una persona ponen en peligro el derecho de los demás de gozar de paz y tranquilidad, pueden acusarla de alteración del orden público. Las leyes de alteración del orden público se abarcan en ordenanzas nacionales. Si bien la alteración del orden público no se considera un delito penal grave, es un delito punible con penas de prisión, multas económicas o ambas.